Roberto J. Marquez

Conociendo nuestro país a través de sus gentes, de su historia, su arte,
su cultura, ciencias y tradiciones, como una ventana a su rico pasado.


 

 

El  Servicio  de

TELEFONOS

en Mexico en los años 40

estaba cubierto por 2 empresas rivales que competían por ese mercado creciente y prometedor.

 

Ellas  eran la Compañía "Ericsson" de Suecia y la Compañía "Mexicana" que dependía de la "Bell" de los Estados Unidos de Norteamérica.

Cada una de ellas tenía sus equipos propios que incluían desde los aparatos telefónicos, líneas, casetas y oficinas, diferenciándose la "Ericsson" por sus números de 5 dígitos, mientras que la "Mexicana" utilizaba primero una letra, seguida de solo 4 dígitos.

Las oficinas de la empresa Sueca estaban en las calles de Victoria, esmerándose sus empleados en dar un servicio ejemplar a sus clientes, aún permitiéndoles escoger un número a su agrado al momento de contratar el servicio.

Las tarifas que tenían estaban consideradas entre las más bajas del mundo, costando una llamada local desde un teléfono público, solamente 5 centavos al igual que hacía la "Mexicana" para no perder mercado.

Era en verdad, un magnífico servicio telefónico que disfrutábamos.

 

 

Fue hasta después de la II Guerra Mundial, cuando el Gobierno del Lic. Miguel Alemán que tomó el poder en 1946, fusionó las 2 empresas para dar nacimiento a "Teléfonos de México", que seguiría expandiendo el servicio para rápidamente sobrepasar el primer millón de Teléfonos en toda la República, que apenas acababa de pasar los 25 millones de habitantes.

El Abogado Carlos Trouyet, amigo íntimo del Lic. Alemán, fue el artífice que modernizó el Servicio Telefónico durante los siguientes años, trabajando junto con la Secretaría de Comunicaciones para establecer el Servicio de Micro-Ondas y el Servicio LADA, multiplicando las casetas telefónicas en la Ciudad de México y en las principales ciudades del país, pero tratando siempre de mantener las tarifas más bajas que eran la admiración del mundo entero.

 

Sobre el

SERVICIO POSTAL

en México en esos años 40 

 

 

Se podrían escribir varios tomos con su historia, pues remontándonos a sus orígenes en la época de la Colonia, vemos como los Conquistadores ya admiraban la eficiencia de las comunicaciones que existían, manteniendo a los antiguos Monarcas Mexicas no solamente bien informados con palabras, sino con diagramas en colores, por medio de sus diseños dibujados en rollos de "Amate".

Durante los 300 años que duró el periodo Colonial, los Españoles mantenían una eficiente comunicación con la Madre Patria, informándolos detalladamente de sus descubrimientos que quedaban registrados en el Archivo de Indias de Sevilla, así como la contabilidad del Oro y la Plata extraídos en las Minas de la Nueva España.

En el México independiente a partir de 1810, siguió desarrollándose un eficiente Servicio Postal culminando en el llamado "Porfiriato" de 30 años, cuando se gestó la edificación del bellísimo y siempre admirado "Palacio Postal", joya arquitectónica a la altura de las mejores obras Florentinas o Venecianas.

Parece increíble que todavía en los años 40 pudiera enviarse una Tarjeta Postal a cualquier lugar de la República, con un Porte de solamente 5 centavos, o bien, una Carta cerrada por 10 centavos, teniendo un servicio de entrega muy eficiente todo el año.

Para conocer más a fondo esta historia del Correo de México, basta con visitar el Museo Postal ubicado en el hermoso "Correo Central" como se le llama hoy día. Ahí existe una increíble colección numismática con toda la historia  de esos servicios, siendo un deleite recrearse con los interiores de este Palacio Postal, orgullo de todo México.

 

El

TELEGRAFO

en México hasta los años 40

 

 

Hasta 1940, el servicio de Telégrafos que había en México, dependía totalmente de la "Western Union" de los Estados Unidos, pues había sido en la época del Gral. Díaz cuando se "concesionó" ese servicio, por carecer nuestro país de los equipos necesarios que eran fabricados en especial para la Western, siendo imposible obtenerlos directamente.

Las oficinas de la "Western Union" estubieron ubicadas en la Avenida Juárez frente a la Alameda Central, siéndonos ya costumbre verlas y acudir a ellas cuando necesitábamos enviar un Telegrama, sin preguntarnos hasta cuando seguiríamos dependiendo de ellos.

Fueron también en los años del Gobierno del Lic. Alemán, cuando la Secretaría de Comunicaciones pasó a hacerse cargo de este servicio, por medio de la Dirección General de Telecomunicaciones,  estableciendo "Telégrafos Nacionales" al retirales la concesión a la "Western Union", después de más de medio siglo.

 

Por fin,

las Comunicaciones en México...

¡ Eran Mexicanas !